Liquid Media

Home » Noticias de EEUU » La Amenaza Fantasma

La Amenaza Fantasma

Esto no es un musulmán. Aprendan.

Otra matanza en EEUU. Otro loco que irrumpe en un lugar publico – ahora un templo sij (o sikh) – y empieza a disparar a todo el que se le cruza.

Los creditos finales de la tercera Batman en la masacre de Aurora todavía no terminaron de pasar que ya lograron desviar nuestra atención a otra masacre, a la que respondemos con horror, aunque es un horror menos intenso porque a medida que este tipo de ataques se hace más frecuente, cada día nos acostumbramos a ellos un poquito más.

Aunque claro, si bien el chiste de rigor cuando alguno de nosotros entra a la sala de cine sigue siendo “esperemos que en la sala no nos caguen a tiros,” mentalmente bien que cruzamos los dedos, por las dudas.

Otra matanza más, ahora en Wisconsin.

Otra vez Obama brindando su apoyo a las familias de las victimas, mientras los dos bandos que desde hace décadas se enfrentan en una guerra cultural – conservadores vs. liberales – se acusan mutuamente de ser responsables directos de cada bala utilizada. Unos dicen que con mayor regulación sobre la venta de armas esto no habría pasado. Otros dicen que, al contrario, si las víctimas hubieran estado armadas el atacante de turno habría sido aniquilado por alguno de los Sikh que pululaban por ahí antes de que pudiera asesinar a la víctima número tres.

Linda solución esa, la de armar a todo el mundo.

Pero este post no intenta argumentar en contra de la Segunda Enmienda ni discutir la obsesión insana que tiene EEUU con las armas. A eso ya lo oímos hasta el hartazgo hace unas semanas, y sabemos que no sirve para nada. En un año electoral, ningún candidato presidencial se atrevería a meterse con el derecho constitucional de los norteamericanos a entrar a un Starbucks con los chicos, el labrador y una Glock en la cintura.

No, acá al foco hay que hacerlo en otro lado.

Lo que sabemos por ahora es lo que nos cuenta el FBI: Wade Michael Page, de 40 años, tenía lazos con la comunidad neo-nazi y componía canciones de letra poco simpática, entonando “cómo la vida humana había sido degradada por la tiranía.”

Un tipo de esos que se hacen llamar white supremacists (extremistas que sacan espuma por la boca cuando se cruzan con alguien en el barrio que no es compatible con la raza aria), que decidió entrar a un templo Sikh y matar a todos porque no le caían bien los que se visten raro y practican otra religión.

Un loco más.

Seis personas muertas sin comerla ni beberla.

Fin de la historia.

Pero hay otro ángulo que los medios apenas mencionan. Y es que parece que el white supremacist, a diferencia del auto-proclamado Guasón de Colorado, no estaba loco. Parece que en su bendita ignorancia, irrumpió al mejor estilo Rambo en el templo creyendo que era una mezquita y que los que estaba asesinando eran musulmanes.

Y esta es la cuestión subyacente.

Desde el 11 de septiembre de 2001, la relación de EEUU con la comunidad musulmana es, bueno, difícil.

No solo tienen que lidiar con el estigma de Bin Laden, sino que también se tienen que aguantar la ignorancia de un sector de la población que cree que musulmán y árabe es lo mismo, y que árabe y terrorista también.

Congresistas que alertan sobre la inminente implementación de la ley sharia, pastores que tiran copias del Corán a la 

A Julio de 2012, un 35% de los republicanos todavía creen que Obama es musulmán. No. No es joda.

hoguera e incluso un presidente que todavía es considerado un musulmán encubierto por un alarmante porcentaje de la población.

No, la relación con los musulmanes no es facil.

Desde que al Qaeda derribó las torres, la comunidad musulmana, junto con la comunidad gay (ironías de la vida, considerando que entre ellas no se pueden ni ver), se convirtió en uno de esos segmentos demográficos a los que se los puede denostar abiertamente sin tener miedo a parecer políticamente incorrecto.

Canales de noticias como Fox News, que le hacen el juego a la (¿extrema?) derecha, alimentan constantemente la paranoia WASP al presentar segmentos que siembran dudas sobre las verdaderas intenciones de la comunidad islamo-americana. Esas dudas se transforman en miedo, y ese miedo un día genera que Wade Michael Page agarre un arma y salga de cacería.

De terror: desde 2000, la candidad de grupos de odio en EEUU saltó de 602 a 1018.

No importa que según el Southern Poverty Law Center, la cantidad de organizaciones llamadas ‘hate groups,’ o ‘grupos de odio’ (milicias de extrema derecha formadas por ciudadanos armados) se hayan duplicado en los últimos diez años, producto de teorías conspirativas, el inminente cambio de la identidad racial de EEUU y la posibilidad de cuatro años más de un presidente negro a quien consideran un enemigo del país.

Tampoco importa que desde 2001, en EEUU hubo más ataques terroristas en manos de extremistas de derecha (8) que de yihadistas (4).

Vender el acecho de un enemigo foraneo rinde más que el de un enemigo interno, cuyas tácticas muchas veces son legitimadas por los propios medios, producto de esa necedad estúpida, esa creencia incorrecta de que todo argumento debe ir acompañado de un contra-argumento para que así la discusión sea “balanceada” y no se los pueda acusar de subjetividad.

Es la irresponsabilidad que conlleva ese minuto de aire que se le da a un tipo con credibilidad nula para explicar por qué cree que Obama es musulmán.

Y mientras el periodismo hace foco en debatir si el islam es una religión de paz o de malevolencia pura, estas milicias armadas se multiplican, aunque volando bajito para escaparle al radar de los medios de comunicación.

El extremismo islámico es la amenaza equivocada. Y los crimenes de odio son el síntoma, no la enfermedad.

Y ahora hay seis tipos que, sin comerla ni beberla, terminaron muertos por llevar turbante y dejarse la barba.

Advertisements

2 Comments

  1. ande says:

    Me encanta como escribes en Español. Fui a un gurdwara Sij en Punjab en la India y escribí un articulo sobre ellos en NYC. La verdad que hacen mucho por la comunidad. Seguro que el asesino no entendió nada. Que miedo da ‘terroristas’ como el –> hombres yanquis, caucásicos con armas.

  2. […] For Spanish version, click here. […]

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: